Skip to content

Máquina de perforar

maquina de perforar

Existen una serie de herramientas que permiten taladrar y perforar la madera, produciendo el mínimo daño a la masa leñosa que rodea el agujero. Si se utilizara el método de generar perforación mediante clavado de un elemento puntiagudo, la pieza podría agrietarse o astillarse, ya que en el sitio de perforación la madera se expande en lugar de ser retirada.

– Punzón: se compone de una barra de acero con un extremo puntiagudo y un mango generalmente de madera. Se utiliza para perforaciones de pequeño diámetro y profundidad. En comparación con los agujeros que puede hacer un taladro, el uso del punzón se considera grueso y mal acabado.

– Agujero: es una especie de tornillo acabado en punta que sirve de guía, al que sigue una zona de corte con un gavilán que marca el diámetro, para evitar astillas que puede producir la cuchilla de corte. Luego tiene ranuras helicoidales que facilitan la salida del chip que genera, terminando en un cuadrado donde se coloca el mango.

– Berbiquí: consiste en una varilla de hierro en forma de U, que tiene un mango en la parte central y en el extremo; en el otro extremo tiene un dispositivo para colocar y fijar la broca, en el que se pueden adaptar varios tipos de brocas de forma rápida y sencilla.

– Taladro: es una varilla de acero u otro material metálico resistente, que en un extremo tiene una punta que actúa como guía, seguida de ranuras helicoidales o cuchilla de corte y en el otro extremo está acondicionada para ser fijada a la broca. Existen diferentes tipos de taladros, tanto en longitud, diámetro, como en la forma de la punta, dependiendo de cómo se esté mirando la fibra de la madera. Si va a perforar a favor de la fibra, utilice la broca suiza. Cuando vaya a perforar perpendicularmente a la fibra, utilice la broca o helicoidal o llamada cola de cerdo.

– Taladro: es un dispositivo cuyo extremo inferior tiene un dispositivo para fijar la broca y en el centro tiene un mecanismo de funcionamiento basado en una rueda dentada, sincronizada a dos piñones y fijada al eje, provista de una manivela con pomo giratorio. Otra perilla, fijada en el centro del eje, permite sujetar la máquina durante el trabajo. Es posible perforar más rápido que con el berbiquí, pero se pierde fuerza en la penetración, lo que limita el uso de brocas de gran diámetro.

– Destornillador: Está formado por un vástago cilíndrico de hierro insertado en un mango ranurado. El extremo libre de la varilla de acero tiene una punta correspondiente al tipo de cabeza del tornillo, que puede ser de llana o simple y cruzada, también hay inpulso por una barra en la ranura en forma de espiral, entre otros.

Uso

Es una herramienta muy parecida a un taladro, pero a diferencia de un taladro, se utiliza para taladrar concreto, losas, pisos y otros materiales para los cuales un taladro no es lo suficientemente potente.

Los martillos rotativos, estos los encontramos sólo activados con energía eléctrica, y su función, además de la de hacer girar sus accesorios, producen una percusión gracias a un movimiento de balanceo en su mecanismo, lo que proporciona gran versatilidad en un sinfín de tareas. El aparato ha sido diseñado para perforar por percusión hormigón, roca y ladrillo para trabajos de cincelado, utilizando siempre la broca o cincel adecuado.

Herramientas y taladros manuales

Los dispositivos manuales se han utilizado durante miles de años, pero durante el último cuarto del siglo XIX apareció una nueva generación de herramientas radicalmente mejorada. Esta aparición se vio favorecida por la maquinaria y los procesos modernos de producción en serie (como las piezas intercambiables), así como por el aumento de la disponibilidad de materiales de alta calidad (metal en lugar de madera).

Entre otras consecuencias, las máquinas perforadoras proliferaron y se diversificaron; sin embargo, sus días de gloria terminaron rápidamente. Estas herramientas manuales no sólo representan una gran mejora con respecto a sus predecesoras, sino que también tienen muchas ventajas con respecto a las perforadoras eléctricas que utilizamos hoy en día.

Para la mayor parte de la historia de la humanidad, hacer un agujero en cualquier material ha requerido mucho tiempo y esfuerzo. La primera herramienta de perforación fue el punzón, una piedra afilada, un pedernal, una punta de cobre o de hueso, que se podía fijar a un trozo de madera. El punzón fue presionado contra un objeto y luego girado con la mano, muy parecido a un destornillador hoy en día. Un método primitivo alternativo era el “taladro de mano” o “broca”, en el que un palo rotaba entre las palmas de las manos. Al mismo tiempo, se pueden utilizar abrasivos como la arena para hacer más efectivo este método de perforación. A menudo se trataba de tareas extremadamente intensas, especialmente cuando el material a perforar era muy fuerte, como la piedra.

En su estudio de la antigua tecnología de trabajo de la piedra, Denys Stocks llegó a la conclusión de que, incluso con una broca de bronce, se necesitaban 5 horas para hacer un agujero de 1 cm de profundidad en una piedra tan dura como el cuarzo. Perforar agujeros en piedra dura era algo común en la antigüedad, por ejemplo durante las obras de construcción y en la fabricación de collares y pulseras, por lo que no es de extrañar que nuestros antepasados investigaran fervientemente métodos de perforación más eficientes.

Punzonadora

Una fresadora es una máquina herramienta utilizada para realizar el mecanizado mediante la eliminación de virutas mediante el movimiento de una herramienta rotativa con varios filos de corte denominada fresa. En las fresadoras tradicionales, la pieza se desplaza acercando las zonas a mecanizar a la herramienta, permitiendo obtener diferentes formas, desde superficies planas hasta superficies más complejas.

Imágenes de máquina de perforar

maquina de perforar

maquina de perforar

Vídeos de maquina de perforar